Melanoma amelanótico

Amelanótico significa sin melanina. Los melanomas suelen ser de colores oscuros, en cambio, los melanomas amelanóticos por lo general, carecen de color o si lo tienen, es un ligero tono. De vez en cuando son de color rosa o rojo, o tienen color un color marrón claro o gris en los bordes. 5 de cada 100 melanomas (5%) son amelanóticos. Otros tipos de melanoma como el melanoma acral lentiginoso pueden carecer de color y por lo tanto, son también melanomas amelanóticos. A menudo estos melanomas son difíciles de diagnosticar debido a su falta de color y pueden confundirse con otras condiciones de la piel. El tratamiento es el mismo que para otros tipos de melanoma.

Melanoma amelanótico

El 95% de los melanomas están pigmentados en diversos grados. Todo el mundo parece temer el lunar negro. ¿Qué pasa con el otro 5%? Estos son a menudo los melanomas amelanóticos (aquellos sin color).

Clínicamente, estos son algunos de los más difíciles de diagnosticar, además de los de mayor importancia. Dado que con frecuencia son tan poco impresionantes a la vista, el paciente supone que son de poca importancia, mientras que en realidad, son tan peligrosos (si no más) que los melanomas pigmentados. Si se descuidan, el paciente paga un precio terrible.

Los melanomas múltiples se observan en el 8-12% de los pacientes que desarrollan melanoma. Un mismo paciente puede tener dos o más melanomas al mismo tiempo. Uno de ellos puede ser pigmentado y el otro amelanótico. Por ese motivo, cualquier paciente que ha tenido un melanoma debe ser re-evaluado cada tres meses para comprobar si aparecen nuevas lesiones. Los médicos entrenados pueden reconocerlos mucho más rápido que el paciente. La espera trabaja en perjuicio de los pacientes.

También vale la pena mencionar que los pacientes con antecedentes de cáncer de mama están en mayor riesgo de desarrollar melanoma. Sería una buena práctica que cualquier paciente con cáncer, trasplantes o los pacientes que reciben quimioterapia o terapia inmunosupresora, fueran evaluados por un dermatólogo en intervalos de seis meses.

El melanoma amelanótico aparece como una lesión que tiene poco o ningún color (no pigmentada) o puede aparecer de color rojo, rosado o blanco-cicatrizal. Tiene una forma asimétrica y un borde débilmente pigmentado e irregular.

Cualquiera de los tipos de melanoma puede ser amelanótico, una variedad de melanoma amelanótico en particular es conocido como melanoma desmoplásico. Este tipo de melanoma se encuentra más comúnmente en los melanomas lentiginosos acrales ubicados bajo del lecho ungueal, en lesiones del melanoma lentigo maligno o después de la crioterapia para el tratamiento del lentigo maligno. El melanoma desmoplásico es un melanoma único en el que la supervivencia global de los pacientes con un melanoma grueso (> 4 mm), parece ser más larga que con otros tipos de melanoma. Aparecen en la cabeza y el cuello, hasta el 40% se repiten a nivel local, y muy a menudo el paciente desarrolla metástasis en el pulmón. Las tasas de recurrencia son altas porque las células tumorales tienen una forma de huso que los hace vulnerables a la extirpación quirúrgica inadecuada.

Cualquier lesión que es similar a una cicatriz en la apariencia o crece al lado de un melanoma tratado previamente que debe ser examinado inmediatamente.

Según un estudio, hay un retraso medio de 13 meses en el diagnóstico debido a la falta de pigmentación y a los tratamientos para diagnósticos erróneos anteriores, lo que a menudo resulta en un estadio avanzado cuando se encuentran.