Melanoma uveal

El melanoma ocular, también conocido como el melanoma del ojo o melanoma uveal es el tipo más común de cáncer en el ojo. Los tumores surgen de los melanocitos, que son las células productoras de pigmento que residen dentro de la úvea, dando color al ojo. La mayoría de los melanomas crecen en la piel, pero algunos pueden desarrollarse en otras partes del cuerpo, incluyendo el ojo.

Melanoma uveal

Síntomas

El melanoma del ojo puede no causar signos y síntomas. Cuando ocurren, los signos y síntomas del melanoma uveal pueden incluir:

  • Una creciente mancha oscura en el iris.
  • Una sensación de luces intermitentes.
  • Un cambio en la forma del círculo oscuro (pupila) en el centro del ojo.
  • Mala visión o visión borrosa en un ojo.
  • Pérdida de la visión periférica.
  • Sensación de flashes y motas de polvo en la visión (floaters o miodesopsias).

Cuándo consultar a un médico

Pide una cita con tu médico si presentas cualquier signo o síntoma que te preocupe. Los cambios repentinos en la visión son una señal de una emergencia, por lo que debes buscar atención inmediata en esas situaciones.

Causas

No está claro lo que causa el melanoma del ojo, también llamado melanoma ocular. Los médicos saben que el melanoma uveal se produce cuando se desarrollan fallos en el ADN de las células oculares sanas. Los errores de ADN indican que las células crecen y se multiplican fuera de control, por lo que las células mutadas siguen viviendo cuando normalmente morirían. Las células mutadas se acumulan en el ojo y forman un melanoma ocular.

¿Cuándo se desarrolla el melanoma en el ojo?

El melanoma uveal se desarrolla con mayor frecuencia en las células de la úvea, la capa vascular del ojo que se intercala entre la retina, la capa delgada de tejido que reviste la pared interior de atrás de tu globo ocular y la parte blanca del ojo (esclerótica). El melanoma del ojo puede ocurrir en la parte frontal de la úvea (iris y el cuerpo ciliar) o en la parte posterior de la úvea (capa coroides).

El melanoma ocular también puede producirse en la capa más exterior en la parte frontal del ojo (conjuntiva), en el zócalo que rodea el globo ocular y en el párpado, aunque estos tipos de melanoma son muy raros.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para el melanoma primario en el ojo incluyen:

  • Tener los ojos claros. Las personas con ojos azules o verdes tienen un mayor riesgo de melanoma del ojo.
  • Ser de raza blanca. Los blancos tienen un mayor riesgo de melanoma ocular que las personas de otras razas.
  • La edad. El riesgo de melanoma aumenta con la edad.
  • Ciertos trastornos cutáneos hereditarios. Una condición llamada síndrome de nevus displásicos, que causa lunares anormales, puede aumentar el riesgo de desarrollar un melanoma en la piel y en los ojos. Además, las personas con pigmentación anormal de la piel que involucra los párpados y los tejidos adyacentes y aumenta la pigmentación en la úvea, conocido como melanocitosis ocular, también tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma ocular.
  • La exposición a la radiación ultravioleta (UV). Hay alguna evidencia de que la exposición a la luz ultravioleta, como la luz del sol o de las camas de bronceado, puede aumentar el riesgo de melanoma ocular.

Complicaciones

Las complicaciones del melanoma uveal pueden incluir:

  • El aumento de la presión dentro del ojo (glaucoma). Un creciente melanoma ocular puede causar glaucoma. Los signos y síntomas del glaucoma pueden incluir dolor y enrojecimiento de los ojos, así como la visión borrosa.
  • La pérdida de visión. Los grandes melanomas oculares con frecuencia causan pérdida de la visión en el ojo afectado y pueden causar complicaciones como el desprendimiento de retina, que también causan pérdida de la visión. Los pequeños melanomas oculares pueden causar cierta pérdida de la visión si se producen en zonas críticas de la vista. Puedes tener dificultad para ver en el centro de tu visión o en el lateral. Los melanomas oculares muy avanzados pueden causar la pérdida completa de la visión.
  • El melanoma del ojo que se extiende más allá del ojo. El melanoma ocular puede propagarse fuera del ojo a otras zonas distantes del cuerpo, incluyendo el hígado, los pulmones y los huesos.
Melanoma ocular

Diagnóstico

Para diagnosticar el melanoma ocular, el médico puede recomendar:

  • Examen de la vista. Tu médico examinará la parte exterior del ojo, en busca de los vasos sanguíneos agrandados que pueden indicar un tumor dentro del ojo. Luego, con la ayuda de instrumentos especiales, el médico mirará dentro del ojo. Un método, llamado oftalmoscopia, utiliza lentes y una luz brillante que sale de la frente del médico, parecido a una lámpara de minero. Otro método, llamado biomicroscopía con lámpara de hendidura, utiliza un microscopio que produce un intenso haz de luz para iluminar el interior del ojo.
  • Ecografía del ojo. Una ecografía ocular utiliza ondas sonoras de alta frecuencia desde un aparato llamado transductor para obtener imágenes de tu ojo. El transductor se coloca sobre el párpado cerrado o en la superficie frontal del ojo.
  • Obtención de imágenes de los vasos sanguíneos en y alrededor del tumor (angiografía). Durante un angiograma de tu ojo, se inyecta un colorante en una vena del brazo. El tinte viaja a los vasos sanguíneos del ojo. Una cámara con filtros especiales para detectar el colorante hace fotos con flash cada pocos segundos durante varios minutos.
  • Extracción de una muestra de tejido sospechoso para la prueba. En algunos casos, el médico puede recomendar un procedimiento para extraer una muestra de tejido (biopsia) de tu ojo. Para extraer la muestra, se inserta una aguja fina en el ojo para extraer el tejido sospechoso. El tejido se pone a prueba en un laboratorio para determinar si contiene células de melanoma ocular. La biopsia ocular no suele ser necesaria para diagnosticar el melanoma del ojo.

Determinar si el cáncer se ha diseminado

El médico también puede recomendar pruebas y procedimientos adicionales para determinar si el melanoma se ha diseminado (metástasis) a otras partes del cuerpo. Las pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre para medir la función del hígado.
  • Radiografía de tórax.
  • Tomografía computarizada (TC).
  • Resonancia magnética (RM).
  • Ecografía abdominal.

Tratamientos y medicamentos

Tus opciones de tratamiento del melanoma ocular dependerán de la ubicación y el tamaño del melanoma, así como tu salud en general y tus preferencias.

Esperar para tratar pequeños melanomas oculares

Un pequeño melanoma del ojo puede no requerir tratamiento inmediato. Si el melanoma es pequeño y no está creciendo, tu médico y tú podéis optar por esperar y ver si hay signos de crecimiento. Si el melanoma crece o causa complicaciones, puedes optar por someterte a un tratamiento en ese momento.

Cirugía

La operaciones que se utilizan para tratar el melanoma ocular incluyen procedimientos para quitar parte del ojo o un procedimiento para extraer todo el ojo. Las opciones pueden incluir:

  • Cirugía para extirpar el melanoma y una pequeña zona del tejido sano. La cirugía para extirpar el melanoma y una banda de tejido sano que lo rodea puede ser una opción para el tratamiento de melanomas pequeños. El tipo de procedimiento dependerá del tamaño y la ubicación del melanoma. Por ejemplo, la cirugía para extirpar un pequeño melanoma que afecta al iris se llama iridectomía. La cirugía para extirpar un melanoma en la coroides se llama coroidectomía.
  • Cirugía para extirpar todo el ojo (enucleación). La enucleación se utiliza a menudo para tumores grandes. También se puede utilizar si el tumor está causando dolor ocular.

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de energía de alta potencia, tales como protones o rayos gamma, para matar las células cancerosas. La radioterapia se utiliza normalmente para pequeños y medianos melanomas oculares.

La radiación se suele administrar al tumor mediante la colocación de una placa radiactiva en el ojo, directamente sobre el tumor en un procedimiento llamado braquiterapia. La placa se mantiene en su lugar con puntos temporales. La placa tiene una apariencia similar a un tapón de botella y contiene varias semillas radiactivas. La placa se mantiene durante cuatro a cinco días antes de retirarla.

La radiación también puede provenir de una máquina que dirige la radiación, tales como haces de protones, en el ojo (radioterapia externa o teleterapia). Este tipo de radioterapia se administra a menudo durante varios días.

Tratamiento con láser

El tratamiento que utiliza un láser para matar a las células de melanoma puede ser una opción en ciertas situaciones. Un tipo de tratamiento con láser, denominado termoterapia, utiliza un láser infrarrojo y se utiliza a veces en combinación con la terapia de radiación.

Tratamientos con frío

El frío extremo (crioterapia) puede ser utilizado para destruir las células del melanoma en algunos pequeños melanomas oculares, pero este tratamiento no se utiliza comúnmente.

Prevención

No hay manera segura de prevenir el melanoma del ojo. Aunque hay poca evidencia para sugerir que la radiación ultravioleta (UV) del sol puede aumentar el riesgo de melanoma ocular, con unas gafas de sol para proteger tus ojos de la luz ultravioleta puedes reducir tu riesgo de otros problemas oculares, como las cataratas.

Al seleccionar unas gafas de sol, fijáte en:

  • La protección contra dos tipos de luz UV.
  • Color uniforme.
  • Lentes oscuras.
  • Bloquean la luz lateral.