Melanoma en la cabeza

El melanoma es un tumor que surge en las células que contienen pigmento. Éstas se encuentran en la capa externa de la piel, dando color a la misma. Aunque la causa exacta no se conoce, lo que sí que sabemos son algunos de los factores de riesgo.

Melanoma en la cabeza

Estos incluyen:

  • Pasar mucho tiempo bajo el sol.
  • El uso de lámparas y cabinas bronceadoras.
  • Tener lunares.
  • Tener la piel blanca.
  • Ser rubio o pelirrojo.
  • Tener miembros en la familia con la enfermedad.

Melanoma en el cuero cabelludo

Encontrar un melanoma en el cuero cabelludo puede ser difícil si no se realizan auto-examenes completos, sobre todo, si tienes el pelo largo. En muchas ocasiones son los peluqueros u otras personas que se dan cuenta.

Los melanomas del cuero cabelludo son más letales que otros melanomas. Un estudio descubrió que las personas con melanomas en el cuero cabelludo y el cuello mueren a causa de la enfermedad en casi el doble de la tasa de personas con melanomas en otras partes del cuerpo. De hecho, aunque sólo el seis por ciento de los pacientes tienen lesiones en la piel del cuero cabelludo y del cuello, representan el 10 por ciento de todas las muertes por melanoma.

¿Por qué son los melanomas del cuero cabelludo más letales? Una razón muy acertada es, como ya hemos comentado, el retraso en el diagnóstico debido a su ubicación, en una zona generalmente oculta por el cabello, donde uno no puede verlos sin hacer algún esfuerzo. Hay una creciente convicción de que la biología del melanoma en sí o el medio ambiente del cuero cabelludo pueden jugar un papel importante. El cuero cabelludo está bien vascularizado con numerosos vasos sanguíneos, y el drenaje linfático es muy variado y complejo. Puede ser que el melanoma en esta ubicación se extienda más fácilmente al cerebro, por lo que es más agresivo.

Los profesionales en peluquería se encuentran en una posición única para detectar el cáncer de piel en el cuero cabelludo, ya que pueden descubrirlos más fácilmente. Ven a sus clientes sobre una base regular, y pueden hablar con frecuencia sobre temas relacionados con la salud, tales como la salud, la enfermedad, la dieta y la atención médica.

Igualmente, es importante que examines tu cuero cabelludo. Puedes utilizar un secador para hacer más fácil el examen.

Para proteger tu cuero cabelludo de los rayos solares dañinos puedes ponerte un sombrero o pañuelo cuando vayas a estar al aire libre.

Melanoma en el cuello

Como ya hemos comentado, los melanomas en el cuello suelen tener un mal pronóstico debido a que se suelen detectar en una etapa avanzada. Es importante realizarte exámenes mensuales utilizando un espejo o pidiendo ayuda a un familiar o amigo. Si se sospecha de algún cambio en la piel o en los lunares ya existentes o en la aparición de una nueva mancha o lunar, es muy recomendable pedir cita con un especialista.

Melanoma en la cara

El melanoma se presenta más comúnmente en la cara y normalmente, se descubre en las primeras etapas (in situ). Sin embargo, a pesar de que se encuentra en las primeras etapas y por lo tanto, es biológicamente menos agresivo, las consideraciones estéticas y funcionales para la realización de la cirugía del tumor en la cara hace que el tratamiento de estas lesiones sea especialmente difícil.

Se debe llevar a cabo una biopsia quirúrgica para evaluar plenamente el grosor del melanoma, con el fin de planificar adecuadamente el tratamiento quirúrgico definitivo de la lesión primaria y para determinar el riesgo de metástasis en los ganglios linfáticos regionales y la necesidad de procedimientos como el mapeo linfático y linfadenectomía centinela.

Al igual que en otras localizaciones anatómicas, la biopsia por escisión completa es el procedimiento de elección para confirmar el diagnóstico de melanoma y para medir el espesor de la lesión. Otras técnicas como el raspado o la biopsia incisional tienen claramente un papel en ciertas circunstancias, pero son menos óptimas para los melanomas faciales, ya que los tumores melanocíticos en la cara, los melanomas in situ, en particular, son a menudo mucho más extensos microscópicamente en términos de su extensión radial de lo que parecen clínicamente.

Melanoma en la cabeza y el cuello

Si se requiere una biopsia por escisión completa de una lesión grande para poderla examinar completamente y el resultado sería un gran defecto quirúrgico que no acepta cosméticamente hablando, el cierre primario de la herida, ésta no debe ser cerrada en ese momento, pero debe cubrirse con un apósito estéril húmedo hasta que el estudio anatomopatológico de la pieza quirúrgica se haya completado.

En estos casos, se debe tener especial cuidado con la técnica escogida de biopsia, para evitar lesiones en las ramas del nervio facial. La división mandibular marginal (cerca de la mandíbula inferior), debido a su ubicación superficial y el diminuto tamaño, está particularmente en riesgo. La posibilidad de lesión del nervio facial se debe discutir con el paciente y documentar apropiadamente antes de cualquier procedimiento de biopsia.

Todos los melanomas, que van desde estadios in-situ a las lesiones invasoras, deben ser extirpados con márgenes claros. Sin embargo, para los melanomas muy cercanos a las estructuras faciales como los ojos, la nariz y la boca, lograr un margen de resección amplio y apropiado puede ser difícil. Una buena regla práctica sería apurar tan cercanamente como sea posible el margen quirúrgico deseado basándonos en el espesor del melanoma.

Se puede incluir un cirujano plástico reconstructivo en la planificación y ejecución de cualquier resección de un melanoma en la cara que se traduzca en un defecto quirúrgico significativo. Actualmente hay una amplia gama de técnicas reconstructivas para que el resultado quirúrgico cosmético y funcional final sea más aceptable. Todos los pacientes deben tener la ventaja de un enfoque multidisciplinario para su tumor, con un equipo médico que incluya un dermatólogo, un oncólogo quirúrgico y un cirujano plástico reconstructivo.