Melanoma humano en mujeres

Es bien sabido que las mujeres jóvenes recientemente han tenido un aumento significativo en los dos tipos de cáncer más comunes de la piel no melanoma, el carcinoma de células basales y escamosas. Actualmente el melanoma es la forma más mortal de cáncer de piel. Un informe del Instituto Nacional del Cáncer revela las tendencias alarmantes del melanoma entre las mujeres jóvenes de raza caucásica. La incidencia del melanoma se ha disparado entre los adultos mayores durante décadas.

Melanoma humano en mujeres

En el período 1973-2004, la incidencia del melanoma entre los hombres mayores de 15 años a 39 años aumentó de 4,7 casos a 7,7 casos por 100.000. En ese mismo grupo de edad, las cifras aumentaron más del doble entre las mujeres, saltando de 5,5 casos por cada 100.000 habitantes en 1973 a 13,9 en 2004. Después de que se haya elevado en la década de 1970, la tasa de las mujeres disminuyó desde 1978 hasta 1987, pero comenzó aumentar de nuevo después de 1992.

Muchos expertos creen que los aumentos registrados en la incidencia de melanoma son en parte una bendición porque significan que somos mejores en la detección del melanoma, especialmente en las primeras etapas. Y la gran mayoría de los casos se detectan de forma temprana, cuando son más curables. Sin embargo, de forma alarmante, los casos más avanzados también se están encontrando en las mujeres. Desde la década de 1990, los casos en mujeres caucásicas aumentaron tanto para los melanomas finos (1 mm), así como en los melanomas de alta peligrosidad que se habían propagado.

Estos cambios, pueden deberse a la exposición a la radiación ultravioleta (RUV). La prevalencia de las quemaduras solares y el número promedio de días de playa aumentó (sobre todo entre los adolescentes de 16-18 años de edad), en representación de los patrones de exposición al sol que se consideran más susceptibles de causar melanoma. Aunque se necesita más investigación para confirmar la relación entre el melanoma y la exposición UVR, el melanoma se está convirtiendo en un peligro cada vez mayor para las mujeres jóvenes, por lo que los expertos avisan que hay formas concretas y eficaces para reducir al mínimo el peligro, es decir, protegerse contra el sol y no utilizar las cabinas de bronceado.

Melanoma vulvar

Este es el segundo tipo más común de cáncer de vulva. Pero es mucho menos común que el tipo de células escamosas. Sólo aproximadamente 4 de cada 100 cánceres vulvares (4%) son melanoma. Con mayor frecuencia se encuentran en las mujeres mayores de 50 años. Los melanomas se desarrollan a partir de las células de la piel que le dan el color, mediante la producción de pigmento.

Las mujeres blancas tienen un mayor riesgo de melanoma de vulva que las mujeres negras. Los signos y síntomas del melanoma vulvar pueden incluir picazón, sangrado y dolor en la zona vulvar.

Melanoma vaginal

Aproximadamente 2 de cada 100 cánceres (2%) se diagnostican en la vagina. Las mujeres blancas tienen un mayor riesgo de melanoma en la vagina que las mujeres negras. El melanoma en la vagina se encuentra más frecuentemente en mujeres mayores de 50. Los signos y síntomas del melanoma vaginal pueden incluir;

  • Comezón.
  • Sangrado.
  • Dolor.

Pero en algunos casos, es el médico quién descubre el melanoma vaginal durante una prueba de cribado rutinario cuando también se examinan la vagina.

El melanoma vaginal generalmente se trata con cirugía y radioterapia, al igual que el melanoma vulvar.

Melanoma en mujeres

Melanoma en el embarazo

Los investigadores estiman que cerca de un tercio de los casos de melanoma, la forma más grave de cáncer de piel, se diagnostican en mujeres durante sus años fértiles. Dado que muchas mujeres ahora están retrasando el embarazo hasta los 30 o 40 años, junto con el hecho de que el melanoma es la forma más común de cáncer en los adultos jóvenes 25 a 29 años de edad, más mujeres podrían enfrentarse con el desarrollo de melanoma antes o durante el embarazo.

Es bien sabido que durante el embarazo, las mujeres experimentan cambios en su piel. Las manchas en la piel durante el embarazo son muy comunes y por ese motivo, es importante estar alerta ante cualquier mancha que pueda parecer sospechosa. Las embarazadas siguen una rutina concentrada de visitas al ginecólogo y por ese motivo, es buena idea comentar cualquier cambio que nos haya sorprendido.<

Si quieres más información sobre este tema, te aconsejamos que eches un vistazo a estos dos artículos: Cáncer durante el embarazo y Melanoma y embarazo.