Melanoma nevus

El nevo es un término médico para designar una mancha de nacimiento o un lunar. Es la anormalidad más común de la piel. Normalmente esta anormalidad puede verse como una mancha oscura en la piel en cualquier parte del cuerpo. Aparentemente las manchas de nacimiento y los lunares no cumplen ninguna función corporal y por lo general, son inofensivos.

Melanoma nevus

Los nevomelanocitos o melanocitos son las células productoras de pigmento, es decir, que le dan color a nuestra piel y que normalmente están distribuidas de forma uniforme por el cuerpo. En la zona dónde hay un nevo, estas células se encuentran en gran concentración o agrupadas, lo que le da un color más oscuro a la mancha de nacimiento o lunar. Dependiendo de la concentración de las células y del tipo de pigmento, el nevo puede ir desde un tono canela a casi negro.

La piel dónde se encuentra el lunar o la mancha de nacimiento puede verse y notarse diferente al resto de la piel. Además de más pigmento y de ahí, su color, algunos tipos de nevo producen más pelo. Su formación puede perturbar la producción de las glándulas sudoríparas, lo que dificulta la capacidad de la zona afectada a sudar. A menudo carecen de grasa subcutánea, lo que hace que la piel sea más fina y menos resistente. A veces, un nevo produce piel de textura más gruesa o áspera.

Un nevus presente en el nacimiento es un nevus congénito, pero popularmente es más conocido como mancha de nacimiento. Un nevos que se desarrolla después del nacimiento se llama un nevus adquirido o más comúnmente, lunar. Las manchas de nacimiento se desarrollan en el útero en las primeras 12 semanas de gestación. No hay evidencia que sugiera que son hereditarias, y varían mucho en tamaño y ubicación.

Los nevos generalmente son inofensivos. Por lo general, son benignos, es decir, no muestran señales de cáncer. Pueden mostrar un crecimiento normal y una anomalía visual, pero sin riesgo médico inherente. Los nevus atípicos podrían compartir algunas de las características del melanoma sin mostrar ningún signo de cáncer. Si no estás seguro respecto a alguna mancha o lunar en tu piel, lo mejor que puedes hacer es pedir cita con un dermatólogo para que lo revise.

Un nevo grande y conspicuo puede respresentar un problema para algunas personas, ya que su apariencia puede generar curiosidad o atención no deseada. Aunque aproximadamente 1 de cada 100 bebés nacen con un nevus, casi todas las personas tendrán de 20 a 40 pequeños lunares en sus cuerpos en la edad adulta. Alguno de ellos, puede aparecer en la cara u otras partes del cuerpo visibles, y por ese motivo, a veces causan molestias estéticas y las personas que los tienen se sienten avergonzadas o acomplejadas. Existen grupos de apoyo para personas que se sienten incómodas con su apariencia física debido a los nevos. Algunos de ellos pueden eliminarse gracias a la cirugía plástica, sin embargo, el proceso puede ser incómodo y dejar grandes cicatrices visibles.

El nevo de unión es un tipo de nevo adquirido. Es un tipo de lunar plano, de un color que puede ir de marrón a negro y con un ligero volumen o elevación. Un nevus compuesto es similar al nevo de unión, con la excepción de que pueden haber pelos gruesos. Un nevo compuesto es un grupo de células que se encuentran tanto en la capa superior de la piel, llamada epidermis y la dermis subyacente. Por lo general es hereditario y más típicamente aparece en niños y adultos jóvenes.

Melanoma nevo

Un nevus azul es una pequeña mancha de color azul que aparece generalmente en la infancia o la adolescencia en la piel, y por lo general es benigno. En algunos casos, sin embargo, estos crecimientos pueden volverse malignos y convertirse en melanoma.

El nevo de Pomerania o nevo Spitz es una mancha de color de marrón a rosado y con forma de cúpula; frecuentemente se desarrolla en la cabeza, el cuello o los brazos y está presente en la infancia. Los nevus de Spitz pueden parecerse a los melanomas y por ese motivo, a veces se les conoce como melanoma juvenil benigno o nevus de células fusiformes y epitelioides. Pueden causar preocupación inicial, pero son benignos. Por esa razón, estas lesiones se eliminan a menudo quirúrgicamente, sobre todo, para evitar confusión con el melanoma maligno.