Melanoma de piel

El melanoma es un tipo raro y grave de cáncer que empieza en la piel y puede diseminarse a otros órganos en el cuerpo.

Melanoma de piel

El signo más común de melanoma es la aparición de un lunar nuevo o un cambio en un lunar ya existente. Esto puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero la espalda, las piernas, los brazos y la cara son los más comúnmente afectados.

En la mayoría de los casos, los melanomas tienen una forma irregular y de más de un color. También pueden ser más grandes que los lunares normales y algunas veces pueden causar picazón o sangrado.

Hay una lista de signos del melanoma conocida como ABCDE que se desarrolló con el objetivo de que las personas sin estudios en dermatología pudieran ver la diferencia entre un lunar normal y un melanoma.

¿Por qué aparece el melanoma?

El melanoma aparece cuando algunas células en la piel comienzan a desarrollarse anormalmente. Se cree que la exposición a los rayos ultravioleta (UV) a partir de fuentes naturales o artificiales puede ser en parte responsable.

Ciertos factores pueden aumentar tus probabilidades de desarrollar melanoma en la piel, como tener:

  • Muchos lunares o pecas.
  • La piel pálida que se quema fácilmente.
  • El cabello rojo o rubio.
  • Un miembro de la familia que ha tenido melanoma.

Diagnóstico del melanoma

Consulta con tu médico de cabecera cualquier cambio en tus lunares que hayas notado. El médico de cabecera te referirá a una clínica especialista u hospital si piensa que puede tratarse de melanoma.

En la mayoría de los casos, los lunares sospechosos se eliminan quirúrgicamente, para estudiarlos posteriomente y así averiguar si son o no cancerosos. Este procedimiento quirúrgico se conoce como biopsia.

Además de la biopsia, el médico también puede someterte a una prueba para comprobar si el melanoma se ha extendido a otras partes del cuerpo. Esto se conoce como biopsia del ganglio centinela.

Estadificación del melanoma

Los profesionales de la salud utilizan un sistema de estadificación para describir hasta qué punto el melanoma ha penetrado en la piel (el grosor) y si se ha propagado. El tipo de tratamiento que reciba el paciente dependerá de la etapa en la que se encuentre el melanoma.

Las etapas de melanoma se pueden describir como:

Etapa 0: el melanoma está en la superficie de la piel.

Etapa 1A: el melanoma en menor a 1 mm de espesor.

Etapa 1B: el melanoma es de 1-2 mm de espesor, o el melanoma es menor de 1 mm de espesor pero la superficie de la piel está rota (ulcerada) o sus células se dividen más rápido de lo normal (actividad mitótica).

Etapa 2A: el melanoma mide 2-4 mm de espesor, o el melanoma mide 1-2 mm de espesor y está ulcerado.

Etapa 2B: el melanoma es más grueso de 4 mm, o el melanoma tiene 2-4mm de espesor y está ulcerado.

Etapa 2C: el melanoma es más grueso de 4 mm y está ulcerado.

Etapa 3A: el melanoma se ha propagado de uno a tres ganglios linfáticos cercanos, pero no están inflamados; el melanoma no se ha ulcerado y no se ha extendido más allá.

Etapa 3B: el melanoma se ha ulcerado y se ha propagado a entre uno y tres ganglios linfáticos cercanos, pero no se han ensanchado, o el melanoma no se ha ulcerado y se ha propagado a entre uno y tres ganglios linfáticos cercanos y éstos se han inflamado, o el melanoma se ha extendido a pequeñas áreas de la piel o a los canales linfáticos, pero no a los ganglios linfáticos cercanos.

Etapa 3C: el melanoma está ulcerado y se ha extendido de uno a tres ganglios linfáticos cercanos y éstos se han inflamado, o el melanoma se ha propagado a cuatro o más ganglios linfáticos cercanos.

Etapa 4: las células del melanoma se han propagado a otras áreas del cuerpo, como los pulmones, el cerebro u otras partes de la piel.

Cáncer de piel melanoma

¿Cómo se trata el melanoma?

El tratamiento principal para el melanoma es la cirugía, aunque el tratamiento dependerá de las circunstancias de cada caso.

Si el melanoma se diagnostica y se trata en una fase temprana, la cirugía suele tener éxito.

Si el melanoma no se diagnostica hasta una etapa avanzada, el tratamiento se utiliza principalmente para frenar la propagación del cáncer y reducir los síntomas. Esto usualmente incluye medicamentos, como la quimioterapia.

Una vez que has tenido melanoma, existe la posibilidad de que vuelva a aparecer. Este riesgo es mayor si tu cáncer se había extendido y se encontraba en una estapa avanzada.

Si tu equipo de médicos que trata tu cáncer siente que hay un riesgo significativo de que el melanoma regrese, es probable que necesites programar chequeos regulares para monitorear tu salud. También te enseñarán cómo examinar tu piel y ganglios linfáticos para ayudarte a detectar si el melanoma ha regresado. Si entre las visitas programadas, crees que el melanoma vuelve a recurrir, llama a tu médico inmediatamente.

¿Quién puede ser un candidato?

El melanoma es relativamente raro, pero cada vez es más común.

El melanoma es uno de los cánceres más comunes en personas de 15-34 años y más de un tercio de los casos ocurren en personas menores de 55.

¿Se puede prevenir el melanoma?

El melanoma no siempre se puede prevenir, pero puedes reducir tus probabilidades de desarrollarlo simplemente limitando tu exposición a la luz UV.

Puedes ayudar a protegerte contra el daño solar mediante el uso de un protector solar y visitendo con sensatez cuando vas a estar bajo el sol. También se deben evitar las cabinas y hamacas solares.

Revisar regularmente tus lunares y pecas pueden ayudar a conducir a un diagnóstico precoz y aumentar tus posibilidades de éxito del tratamiento.